Valle Eléctrico XV

revistajaleo_valle_electrico

¿Que no tienes plan este viernes y estás así tontorrón como que te apetece mover el bullarengue? NO PROBLEMO. Mueve tu culo y ve al Café La Palma para disfrutar de una selección maravillosa de lo mejorcito de la electrónica patria y nórdica. Nos tomamos un café virtual con los artistas que se esconden detrás de Valle Eléctrico para que te entren más ganas aún de no perderte la cita madrileña de junio.
 

Para aquellos que no tengan la suerte de conoceros. Contados qué es Valle Eléctrico y quién está detrás.

Tito: Valle Eléctrico es una plataforma cultural para visibilizar formaciones musicales donde el sintetizador determina su universo sonoro. Queríamos crear un proyecto que no estuviese sujeto al ruido de Internet y a la vez, vimos que todos los bandas que más coincidían con nuestro ideario disponían de un sintetizador rugiente. Este instrumento representa una pieza angular en las composiciones electrónicas y muta con la misma facilidad que los géneros musicales. Así que, nos fue natural crear un altavoz a una cultura muy concreta, apostando por formaciones internacionales en su primer estadio junto con bandas de la escena madrileña, a las que protegemos todo lo que nos sea posible. Empezamos en Abril del 2012, dentro de la asociación cultural On Clash.

Respecto a nuestra batcueva, trabajamos Diego Sánchez, en producción escénica e iluminación, Yeray Dorta, nuestro director de arte y digital manager, Tito Ruano (un servidor, como programador, responsable de comunicación y producción), y, en las veladas Nordic By Nature, contamos como embajador a Alberto López.

revistajaleo_valle_electrico

El primer Valle Eléctrico fue en 2012. ¿Qué tal el balance de estos tres años? ¿Creíais que este proyecto iba a perdurar?

T: La verdad es que nunca supimos si llegaríamos a cumplir el año, y como bien dices, ya hemos cumplido tres… Y más, nunca esperamos el apoyo incondicional a nuestras fechorías que han arrojado tanto los medios de comunicación como el público asistente. Para nosotros, Valle Eléctrico es mucho más que una promotora cultural. Es una causa de cómo entendemos la gestión cultural. Hemos conseguido pasar la barrera de los conciertos y poder expandirnos en más formatos, editando un vinilo, un fanzine y un cassette, organizando un festival, colaborando con colectivos afines o girar nuestra morada por la península. Cuando lo creamos, no nos imaginábamos logrando todas estas metas y por eso, ya no nos ponemos un techo en la organización. Creceremos hasta lo que podamos y no dejaremos de persistir.

Qué requisitos tiene que reunir un grupo para tocar en Valle Eléctrico? ¿Alguna vez habéis tenido la tentación de programar a alguien que os gustaba mucho pero no cuadraba del todo con el proyecto?

T: Respecto a esto, intentamos ser muy abiertos. Las formaciones han de tener un sonido sintetizado, pero éste no ha de ser el elemento primordial, sino que puede tomar un papel secundario con respecto a su sonido final. En nuestro caso, hemos definido carteles muy segmentados, pero abiertos en cuánto a géneros musicales. ¿Qué si ha habido grupos que no encajaban y queríamos traer? Siempre. Hay que ser conscientes de cuándo realizamos estos conciertos y en qué horarios, y esto, ya condiciona qué propuestas puede uno traer. No obstante, si creamos Valle Eléctrico, es con vistas a que los imposibles no tienen porqué serlo. Algún día

Nos fascina todo el diseño que rodea a vuestro proyecto. Todos los carteles y vídeos tienen coherencia artística y son tremendamente innovadores. ¿De dónde sacáis las ideas? ¿Quién es el encargado del mismo?

T: Aquí, voy a dar pie a Yeray Dorta, porque él es el artífice de toda nuestra máquina audiovisual:
Yeray: Siempre, salvo alguna excepción como los Nordic by Nature, solemos crear la imagen en torno a los ciclos, que están formados por 3 eventos o conciertos. Mientras vamos cerrando el Line Up del ciclo vemos nexos en común entre los grupos y djs que nos gustaría potenciar en la imagen y en definitiva en el ciclo en si.

La primera imagen del ciclo de conciertos se basa en la idea de un lugar perdido del que existen mapas y fotos antiguas que dan fe de su existencia. Al igual que nuestro público no sabíamos qué era Valle Eléctrico ni en qué se iba a convertir, así que a partir de nuestra imagen hemos ido mostrando lo que nos hemos encontrado por el camino, intentando entender qué somos. Con la imagen del segundo y tercer ciclo ‘Relics’ y ‘Ruins’, las pruebas de que ese lugar existen cobran más realismo. Los elementos y estética del cartel mutan, pasamos de mapas y fotos a objetos tangibles. Introducimos objetos del mundo digital en el último cartel de ‘Relics’ para pasar totalmente al mundo 2.0. en los ciclos posteriores. Que es de donde creemos que venimos y donde creemos que seguiremos.

También he de decir que la imagen de Valle Eléctrico depende mucho de lo que este interesado estéticamente en ese momento. Para mí en concreto Valle Eléctrico, aunque creo que para el resto del equipo igual, es un lugar donde nos sentimos libres de experimentar e investigar formas de hacer las cosas tanto estéticamente como musicalmente.

revistajaleo_valle_electrico

Este viernes unís fuerzas con la promotora berlinesa “Nordic by Nature”. ¿Qué tal la relación con ellos? ¿Veis mucha diferencia en la manera de trabajar de los alemanes y la vuestra? ¿Creéis que en la capital alemana tienen más facilidades para montar este tipo de eventos?

T: Mantenemos una relación muy cercana con Nordic By Nature, porque ellas trabajan con el mismo método que nosotros. Disfrutan con cada evento que organizan, y a diferencia de nosotros, sí que han profesionalizado esta labor y es su medio de vida. En general, en Alemania, y en particular Berlín, hay muchas más facilidades culturales. Ellas están especializadas en formaciones nórdicas, y esta ciudad es la puerta low cost a todos estos países, lo que favorece presupuestariamente el desarrollo de pequeñas acciones. Pero sobre todo, destacan por su gran gusto en la programación, en el que coincidimos muchísimo.

Véndenos el evento del viernes, anda.

Tito: En esta edición, hemos apostado por un cartel especializado en formaciones danesas.Darkness Falls encabezan la velada. Su debut fue un tornado en su país natal, siendo las protegidas de Trentemøller, donde primaba el minimalismo electrónico. Ahora, están girando con su segundo disco, con una producción mucho más trabajada (firma aquí la mitad de The Raveonettes) y es como si el dramatismo de Lykke Li estuviese plagado de momentos muy Austra.
revistajaleo_valle_electrico4
Sherpa es el componente glam de la cita. De momento no tiene un EP oficial, pero todos los singles que está sacando son jitazos entre Twin Shadow y Mø. Afirma que en directo es una máquina de baile, así que todo puede pasar en su concierto.

revistajaleo_valle_electrico

Y respecto a la contribución local, hemos apostado por Sorry Katey Role , en dj set. Sorry Kate ha sido una gran revelación, facturan temas de collage pop, plagados de detalles, con referencias que oscilan entre Panda Bear, The Notwist y Explosions in the Sky. Y Role, son de estas formaciones que hemos apoyado desde sus inicios y con las que hemos fraguado un relación familiar increíble. En este formato, les programamos en las Synthzine Parties y nos dejaron asombrados, con un set muy guay, donde podía haber desde Burial hasta de Charli XCX. Canela fina.

revistajaleo_valle_electrico5revistajaleo_valle_electrico6

No esperes más y compra tu entrada aquí 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr
Top
Contact Us