Sanjuán te cuida – Albóndigas veganas con sopa de tomate

Albondigas_Sanjuan_te_cuida_revista_jaleo

 

ALBÓNDIGAS DE ARROZ Y GUISANTES CON SOPA DE TOMATE

NIVEL DIFICULTAD: Baja.
FOLLÓN DE INGREDIENTES: Bajo.
FOLLÓN DE CACHARROS: Medio: Bol, sartén y sartén, cacerola y batidora.
NIVEL DE EXQUISITEZ: Alto, siempre.
NIVEL CALORÍAS: Medio.
¿Cúanto como con esto?: Unas 10/15 piezas y sopa para dos.

Realmente esta receta tiene su origen en unas hamburguesas que hago que están riquísimas, testadas en numerosos individuos come carne con gran éxito. Para esta receta le hemos dado forma de albóndigas, pero os aseguro que ellas solas son un éxito en la forma que le deis.

Muy fáciles de hacer, son sanas, tienen gran contenido en proteínas y para los niños es un éxito y una excusa para que coman verde. Como plus, en la receta tenéis la forma de hacer la cebolla caramelizada bastante ligera de grasas que podéis utilizar para mil cosas.

INGREDIENTES:

Para la masa de albóndigas:

  1. Guisantes congelados: 200 grms.
  2. Arroz: 100/120 grms
  3. Harina o pan rallado: 4 cucharadas soperas.
  4. Sal: Como una cucharada de postre.
  5. Para el rebozado Corn Flakes no azucarados: Entorno a 40/50 grms.
  6. Agua para cocción: Entorno a 500ml.
  7. Un par de cucharadas de salsa barbacoa (opcional).

Para la cebolla caramelizada de la masa de albóndigas:

  1. Cebolla: 200 grms (Si tenéis cebolla roja mejor, pero sin dramas si no hay).
  2. Vino tinto (o si no hay, blanco): 50 ml.
  3. Agua: 200 ml.
  4. Aceite de oliva virgen extra: 4 cucharadas soperas
  5. (Opcional) margarina vegetal no hidrogenada: Una cucharada de postre generosa.
  6. Azúcar moreno: 1 cucharada de postre generosa.
  7. Sal y pimienta al gusto.

Para la sopa de tomate:

  1. Cebolla: 50 grms.
  2. Pimiento rojo: 70 grms.
  3. Tomate fresco: 200grms.
  4. Albahaca fresca: 20 grms.
  5. Ajo: 1 diente sin el germen.
  6. 200 ml agua.
  7. Un chorrito de algún licor como ron o bourbon.
  8. Sal al gusto.

La masa:

Echamos en una cacerola los guisantes y el arroz junto con el agua y la sal. Ponemos a fuego fuerte, cuando comience la ebullición bajamos un poco el fuego y seguimos cociendo hasta que estén los guisantes y el arroz hecho, si falta agua añadimos. Si sobra, perfecto ya que la utilizaremos luego para la cebolla o la sopa. Entorno a 20 min, si se pasa el arroz no pasa nada, casi mejor.

Yo os recomiendo que las aguas de cocción en general del arroz, la pasta, las patatas…siempre se guarde. Yo la meto en un tarro y a la nevera. Esta agua tiene contenido en almidón y como agua para salsas, caldos, reducciones, etc, es maravillosa. Eso si tened cuidado ya que esa agua ya suele llevar sal y si la volvéis a utilizar tendréis que tener en cuenta esto a la hora de salar esa nueva preparación. Yo la he cagado varias veces jeje.

Una vez cocido, lo colamos muy bien para quitarle todo el agua posible y reservamos en un bol.

 

La cebolla caramelizada:

Cortamos la cebolla en tiras longitudinales. En la sartén añadimos las grasas y cuando estén calientes añadimos la cebolla cortada. Añadimos sal y pimienta al gusto. Si vamos a utilizar el agua sobrante de coger el arroz y los guisantes no salamos aún o lo hacemos con cautela.

Pochamos a fuego medio (5-6 de 10) hasta que se ponga primero translucida y luego ligeramente más oscura. Esto pasará entorno a 10 minutos, depende del fuego.

Añadimos el vino y dejamos que se evaporen los alcoholes removiendo mientras. Añadimos el azúcar y seguimos removiendo hasta que se disuelva un poco.

Cuando la cebolla esté como ligada con una babilla o crema añadimos el agua, removemos y bajamos el fuego a bajo (4 de 10). Lo dejamos así hasta que se haya evaporado el líquido y quede esa típica especie de confitura con la cebolla. Cuidado no se queme o agarre al fondo. Si pasa, añadís un pelín de agua para despegar el fondo.

Probamos de sal y reservamos el resultado.

 

La masa final:

En el bol con los guisantes y el arroz escurridos, añadimos la cebolla y si queremos la salsa barbacoa. Nos sirve también sal ahumada. Lo deshacemos todo con una batidora, si es de brazo en el propio bol y si es de vaso pues todo al vaso. Deshacemos pero tampoco nos pasamos, no lo convertimos en un paté.

Cuando ya esté, vemos la textura y si está demasiado líquida (no debería) añadimos la harina o el pan rallado y mezclamos.

Para hacer el rebozado, cogemos los copos de maíz y los dividimos en dos. La mitad los dejamos como están y la otra mitad los picamos mucho. Una vez hecho los mezclamos.

Para hacer las albóndigas tendremos que tener todo el rato las manos mojadas, eso permitirá que la masa se cierre un poco y ayude a que se pegue el rebozado. Cogemos una porción la hacemos una bola con las manos mojadas y las pasamos por los copos.
Hacemos bolitas hasta quedarnos sin masa.

Ahora las podemos freír en aceite de oliva muy caliente en una cantidad como que las cubra por la mitad. Ya sabéis, caliente para que no coja demasiado aceite. Las echamos y volteamos para dorarlas por todos lados. Las sacamos a un plato con papel absorbente.

También podemos hacerlas en el horno que quedarán menos grasientas. En una bandeja con papel de horno a potencia fuerte y con el gril puesto, las doramos volteándolas de vez en cuando.

Albondigas_2_Sanjuan_te_cuida_revista_jaleo

La sopa de tomate:

Picamos muy muy fina la cebolla, el ajo, así como el pimiento rojo. Salteamos en la sartén a fuego medio (5 de 10). Dejamos así unos 7-10 min hasta que esté pochado todo (la cebolla transparente).

Añadimos la mitad de la albahaca también picada muy fina.

Picamos el tomate hasta hacerlo una pasta. Podéis pasarlo por la batidora y hacer tomate triturado. Lo añadimos a la sartén.

Removemos bien de vez en cuando y lo dejamos que reduzca subiendo el fuego a 7 de 10. Cuando se haya evaporado casi todo el agua del tomate que hemos añadido, añadimos el licor.

En este punto, antes de añadir el licor, tal vez se haya quedado un poco caramelizado el fondo, eso es maravilloso (caramelizado no quemado), el licor desglasará ese fondo y lo añadirá a la sopa. Esperamos un par de minutos a que se evapore el licor.

Tras lo anterior añadimos el agua y removemos. Añadimos la sal y probamos al gusto. Bajamos el fuego bastante (como 4 de 10). Lo tapamos y dejamos unos 15/20 min que cueza todo tranquilamente.

La cantidad de agua que he puesto es orientativa, si os gusta más sopa que crema añadimos más agua.

Cuando esté sacamos del fuego, añadimos la albahaca que quedaba sin añadir y batimos la mezcla. Luego la pasamos por un chino o colador para quitarle la fibra, las pepitas trituradas….

Y ya está. Servimos la crema y encima las albóndigas y a disfrutar.

Receta por: Álvaro Sanjuán.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr
Top
Contact Us