Sanjuán te cuida – El soprano vegano

spaguetti

“EL SOPRANO VEGANO”

NIVEL DIFICULTAD: bajo
FOLLÓN DE INGREDIENTES:medio
FOLLÓN DE CACHARROS:medio (dos ollas y dos sartenes).
NIVEL DE EXQUISITEZ:alto
NIVEL CALORIAS:To the limit.

Salsa de tomate:

  1. 400 grms tomate fresco triturado.
  2. 200 grms cebolla.
  3. 50 grms pimiento rojo.
  4. 2/3 dientes ajo.
  5. 30 grms apio.
  6. 140 grms caldo verduras o el agua de cocción de la pasta.
  7. 60 grms vino tinto.
  8. Orégano: 1/2 cucha sopera, mejor si es fresco.
  9. Pimienta negra.
  10. Aceite de oliva virgen extra: 5 cucha soperas.

Se pica la cebolla, el pimiento y el apio en trocitos muy pequeños y se rehoga con el aceite de oliva a fuego medio-bajo.
Se maja el ajo hasta que sea una pasta y se añade a lo anterior junto con la pimienta.
Salamos y rehogamos bien hasta que todo esté bien pochado, bien lánguido, blandito.
Se añade el vino, se reduce un par de minutos y se echa el tomate triturado. Se deja reducir 10 minutos removiendo y se añade el caldo o agua de cocción.
Bajamos el fuego, echamos el orégano y dejamos reducir 15/20 minutos. La salsa debe perder la parte muy líquida que nos suelta el tomate junto con el caldo, debe ir reduciendo y caramelizando, perdiendo así cierta acidez y ganando dulzor. Igualmente se irá ligando. Cuanta más paciencia y más fuego suave, más rico.
Se va probando para ver los grados de acidez y dulzor que os gusten, así como la sal. Si se ha hecho suficientemente lento, no hará falta añadir azúcar, pero si lo preferís se puede echar una cucharada sopera para acelerarlo. Podéis echarla cuando ya este todo reduciendo o en el sofrito justo antes de echar el tomate.
Luego la salsa se puede pasar por la batidora y quedara más homogénea más de bote, pero cambia su color y ya no será rojo intenso si no naranja.

Albóndigas:

Como la receta es de esas hipercaloricas y que mezcla hidratos y proteína, debemos conseguir que las bolas nos proporcionen una proteína muy completa. Para ello utilizamos la maravillosa mezcla de cereal (arroz) y legumbre (soja) y zas, un trocito de vaca muerta menos en el plato, sin la chapa de que sin carne no hay proteína completa

  1. 100grms de tofu ahumado.
  2. 70grms de arroz blanco o integral (peso en crudo).
  3. 100 grms de cebolla roja.
  4. 50 grms pimiento.
  5. 50 grms champiñones.
  6. 2 dientes de ajo.
  7. 1 cucharada sopera pimentón AHUMADO de la Vera.
  8. 2 cucha soperas aceite.

Picamos el pimiento y la cebolla finiiisimos y los sofreímos con el aceite a fuego medio. Echamos el ajo majado dejamos unos 10 minutos a fuego medio bajo. Cuando esté rehogado añadimos el champiñón picadísimo, rehogamos unos 5 min. Salamos.

Apartamos la sartén del fuego y añadimos el pimentón moviendo bien para que se mezcle todo. Si no tenéis pimentón ahumado, o utilizáis normal o añadís 1 o 2 cucharadas soperas de salsa barbacoa aunque esta opción es más guarrilla. Las dejamos reposar escurriendo el aceite.

Mientras hacemos lo anterior cocemos el arroz con sal. No lo cocemos, lo sobrecocemos hasta que esté pasado, hasta que se abran los granos. No debe quedar una pasta pero si un arroz que así solo, no apetece mucho comérselo.

Una vez cocido, escurrimos bien el agua sobrante y lo trituramos en una batidora hasta crear una pasta densa.
Cogemos el bloque de tofu y lo deshacemos en un bol con un tenedor hasta que quede en trocitos desiguales de entre 1 y 2 milímetros.
Añadimos en al bol las verduras eliminando el aceite escurrido y mezclamos bien. A continuación añadimos el arroz triturado y mezclamos bien bien.
Podemos dejarlas reposar de un día para otro o hacerlas en el momento. Para ello nos mojamos las manos bien, las mojamos por cada pelota y vamos haciéndolas, tipo ping pong (o más pequeñas) y las rebozamos en pan rayado mientras están húmedas.
Podemos freírlas en abundante aceite bien caliente (que se sumerjan 2/3 de su tamaño) o podemos hacerlas en el horno en una bandeja. Pero bueno como sabemos que es una receta de festival de calorías buenas, friamos a lo loco. Eso si, es mejor utilizar un aceite de oliva virgen que aguanta mejor los fritos, no se requema tan fácilmente y por ello será más sano.

La Pasta.

Pues eso, cocemos la pasta al dente. Lo mejor que sean fetuccini, spaghetti, linguini,..pasta alargada. Si es fresca guay, pero llevará huevo y joderemos la receta vegana. Mejor utilizar pasta desecada decente de sémola, de Barilla para arriba, se nota mucho.

Cuando la hemos cocido, mezclamos una cucharada sopera de aceite con un poco de albahaca picada (fresca o en polvo si no hay remedio) y lo mezclamos con la pasta recién cocida y aún caliente.

Elegimos un plato hondo y colocamos la pasta, unas albóndigas y por encima la salsa de tomate. En realidad las albóndigas se sumergen unos minutos en la salsa de tomate, pero a mi me gusta que conserve el crujiente post fritura y además si no las sumergimos en el tomate hay menos probabilidades de que se deshagan.

Y ya está, se utiliza un mantel de cuadros rojos y blancos, cuchara y tenedor y a ponerse fino pensando en el significado del final de los Soprano.

 

Por: Álvaro Sanjuán

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr
Top
Contact Us