Las gachas manchegas y la primavera lluviosa

revistajaleo_gachacris1

Cristina Navarro ha cocinado para Jaleo! unas gachas manchegas, comida de pastores y gente del campo. En noviembre se celebra en Alcázar de San Juan el Concurso Nacional de Gachas Manchegas, así que tenéis tiempo de sobra para perfeccionarlas.

¿Cómo aprendiste a cocinar?

La cosa empezó porque de pequeña no comía casi de nada, pero me encantaba el guarreteo de mezclar y cuando me cansé de pasar por el pasapuré plastidecors de colores, quise probar con algo más real, así que sobre los 13 o 14 años ya me puse el delantal. Cuando además de divertirte, a la gente le gusta lo que haces, es maravilloso. Luego me apunté a un módulo de cocina y ya me formé un poco mejor y empecé a comer de todo. Nadie diría que traje a mi madre de cabeza con esto. Ahora soy yo quien le dice: “Oye, tienes que comer pescado”.

¿Cuál es tu plato favorito?

Una buena pizza casera me parece un manjar de dioses, pero si nos ponemos un poco más elaborados, me encantan las berenjenas rellenas, la lasaña de verduras… Y mi madre hace un guiso de costillas y patatas que te tiemblan las piernas y todo de la emoción. Ahora, gracias a un amigo, he descubierto las cachapas y también sueño con ellas.

¿Sin qué ingredientes no concibes ponerte a cocinar?

Generalmente en casa siempre tengo vino blanco, orégano, y tomate triturado, y probablemente uno de los tres, caiga fijo en cualquier receta. El orégano no lo uso de colonia porque no puedo, pero es maravilloso.

Si tienes invitados, ¿cómo solventas la papeleta?

Un clásico es la quiche, es fácil, rápida, y desvergonzadamente resultona. Además puedes hacerla casi con cualquier cosa que tengas en casa y gusta a todo el mundo. No falla.

¿Cuál sería tu “última cena”?

Buf, me gustan mil cosas, pero si en mi última cena, no hay unas buenas bravas, será mi penúltima cena. ¡No sin mis bravas!

¿Algún plato que no te guste?

No como cosas de textura viscosa. Oreja, callos, caracoles. Seguro que son manjares, y he probado a comer alguno, no seré yo quien no lo intente, pero no, es como comerme mi propio ojo. Luego tengo alguna manía tonta, por ejemplo el pepino sólo me gusta en el gazpacho, pero sé que poco a poco puedo acostumbrar al paladar a su sabor y acabaré tolerándolo.

¿Cómo es que te ha dado por hacer unas gachas?

Es una receta manchega fantástica, un tanto desconocida para el resto de España, y se está perdiendo. Antes los trabajadores las comían y les daba energía para seguir faenando. Son un aporte calórico alto, sí, pero de vez en cuando sientan genial. Para el invierno, calientan el cuerpo rápidamente, y para final de mes, es un plato ultraeconómico. Además, puedes hacerlas con chorizo, o como yo las he hecho, con torreznos, pero si no comes animales, las haces viudas, (harina, aceite, agua, ajo y pimentón) y arreando. También me gusta mucho el ritual de poner la sartén en medio de la mesa y mojar todos de ahí. ¡Esas cosas unen!En mi casa es un must have.

revistajaleo_gachacris2   revistajaleo_gachacris3   revistajaleo_gachacris4   revistajaleo_gachacris4   revistajaleo_gachacris5   revistajaleo_gachacris6   revistajaleo_gachacris7   revistajaleo_gachacris8   revistajaleo_gachacris9   revistajaleo_gachacris10   revistajaleo_gachacris11   revistajaleo_gachacris12

¡Pásanos la receta!
revistajaleo_gachacris13

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr
Top
Contact Us