¡Puxa Asturies! Una entrevista con HUIAS

Aprovechamos el LEV para acercarnos a Gijón y disfrutar de una animada charla con los majos de Huias. Música, política, comida… todo puede salir en una conversación con los asturianos, ganadores del premio a mejor grabación electrónica en los Premios de la Música Independiente 2015.

A004723-R1-20-21

Ellos pronuncian hui-as o hu-i-as, dependiendo de la ocasión. Según nos cuenta Santa – teclados –, utilizan el doble significado del nombre como si fuera un juego de palabras: “Si alguien busca el nombre en Google, verá que se trata de un pájaro extinto de las antípodas del que no queda canto registrado”. Lo cual tiene que ver con cómo se creó el proyecto musical, ya que partieron de unas canciones que tenía María –voz, guitarra- grabadas. Que se confunda con el verbo huir “tampoco está mal, porque el proyecto se formó cuando María se fue a Holanda y yo a Inglaterra y estábamos un poco huyendo”, dice Santa.

El grupo inicialmente lo formaron María y Santa, a quienes se unió Rubén al bajo. A la hora de crear las canciones suelen partir de una idea que María desarrolla con la guitarra, luego Santa y Rubén ambientan y, finalmente, María mete la voz. Como nos cuenta Santa, “en un momento un tema puede ser de un minuto y medio y tener tres pistas y al cabo de un mes puede tener doce y no tiene nada que ver con la idea inicial. Es un poco collage. Nos sampleamos a nosotros mismo, grabamos cosas y cogemos un loop; como harán los raperos, supongo. Y de ahí ya para adelante, lo que surja. Tampoco lo pensamos mucho”.Rubén hace hincapié en que al vivir los dos juntos y llevarse tan bien tienen muchas cosas en común, lo cual ayuda en el proceso creativo.

A004723-R1-11-12

Popular es un disco de baterías analógicas, subgraves y voces con reverb que, con un planteamiento sencillo de pocos elementos y una atmósfera común en los temas, consigue que una vez que empiezas escuchando Wooden Moon no puedas parar hasta el petardazo que es Oasis Global Dance.  Si tienen que elegir su canción favorita del disco, no se ponen de acuerdo. Para Santa son Wooden Moon y Oasis Global Dance; para María, Blame y B.A.R.R.I.O. Y para Rubén, en cambio, Frontier y Massimo Club. Esto lo achacan a que cada uno “tiene una dinámica y lo toca de una forma y al final, al escucharlo, cada uno te aporta una cosa diferente”, como explica Rubén.
Todo el disco desprende un aura envolvente y lasciva por lo que no nos sorprende que mucha gente les haya dicho que suelen escuchar el disco “para intimar“. A ellos, imaginarse la situación les resulta muy gracioso, sobre todo porque el disco va cogiendo ritmo exponencialmente desde el primer tema acabando en Oasis Global Dance como clímax.

Los tres miembros del grupo viven en Gijón y están muy orgullosos de ello. Sí que admiten que les gustaría que hubiera más gente joven en la ciudad: “no hay juventud porque tampoco hay mucho trabajo, ni ofertas educativas como puede haber en una gran ciudad. Mucha gente tiene que marchar. Yo creo que la manera de ser joven en Asturias es o estar ahí o salir, para que luego cuando vuelves digas: “joder, esto está de puta madre”: hay una buena forma de vida, buena gente, buena comida y sitios muy bonitos; pero claro, no es fácil”, nos cuenta Rubén. Y es que a veces necesitas salir y ver lo que hay fuera para darte cuenta de que tu ciudad no estaba tan mal como creías. “Aun así hay gente que se lo está currando mucho, como Lata de Zinc, que está poniendo unos conciertazos cada poco que eso le da vidilla a la ciudad”, dice Rubén. La famosa Lata de Zinc está en Oviedo, que está a 30 km de Gijón por lo que los Huias se refieren a ello como parte de la misma escena.

A004723-R1-15-16

Y es que aquella imagen de Gijón a principios de los 90, cuna del Xixón sound, es historia. Según nos cuentan Huias, les resulta curioso que a raíz de la creación de la Lata de Zinc y su buena programación no se esté creando una nueva escena en el Principado: “Hay mucha gente con inquietudes y ganas de hacer cosas  que se ha pirado y, es verdad, porque en Gijón siempre hubo muchos grupos y ahora mismo hay muy pocos. Hay muy pocas facilidades, no hay curro… Realmente cada vez hay menos movimiento; pero el que aguanta el temporal, al final gana”, dicen los asturianos.
Asturias, sin embargo, no está tan muerta como parece, muestra de ello son los festivales como el LEV (en el que el grupo ha tocado dos veces) o la primera edición del festival Niebla, un nuevo evento de pequeño formato ubicado a 35 kilómetros de Gijón, entre Villaviciosa y Tazones, con espicha incluida.

Si tuvieran que guiarnos por la ciudad durante un fin de semana, ellos apuestan por una visita al Jardín Botánico y luego ir a comer al Begoñina “que el menú vale 8.5 euros; lo que pasa es que si eres vegetariano vas a tener un problema porque los asturianos tienen respeto cero. Hasta hace dos años era difícil y cuando pedías algo vegetariano en un sitio era un auténtico problema, con faltas de respeto brutales: “¡Pero qué comes!”, nos cuenta Riva –compañero de fatigas en las giras-. Y si seguimos hablando de comida, los Huias ponen el pote asturiano por encima de todas las cosas.

Volviendo a la ruta alternativa, Rubén nos dice que se “daría un paseo por todo lo que es el Muro de San Lorenzo para bajar la comida, llegar hasta el final y darse un paseo por un parque al que llamamos “La baja california” (se refiere al Parque de la LLoca) hasta el final de la playa, y luego tiraría a La Laboral y me fumaría un pito mirando el monte de Deva, tranquilamente”.

A la hora de trazar un plan de noche la cosa se pone difícil. Nos proponen El Casino, pero sólo es para ir a tomar algo. Como dice Riva, “tenemos un gobierno en Gijón muy jodido que se está cargando la música en directo. Sobre todo las cosas más underground y queda todo en manos de muy poca gente. El ocio está totalmente institucionalizado, cuando en Gijón siempre hubo mucha cultura de conciertos en salas pequeñitas. En menos de un año se lo han cargado. Durante muchísimos años estuvimos teniendo muchas opciones para hacer cosas y ahora hemos dejado de tenerlas. El tema es que Gijón siempre fue un poco más progre que Oviedo y ahora se ha dado la vuelta la tortilla”. Para ellos, Oviedo es muy clásico, “pero ahora en Gijón se están cargando los aspectos culturales y juveniles y están convirtiéndola en una ciudad para viejos. Estamos hablando mucho de la Lata de Zinc porque estamos muy flipados con el sitio. Te vas a Oviedo, a una ciudad que siempre ha sido más casposa y ves que hay un sitio donde está la peña moviéndose y haciendo cosas muy guays. Cosas que ahora son impensables en Gijón. Para Rubén La Lata es lo más parecido a Europa que hay en Asturias ahora mismo; por dónde está, por lo que hacen, por la gente que lo gestiona, o la actitud… Santa reivindica que faltan más Latas de Zinc, así en general “Igual lo más parecido es La Caja de Músicos.Pero bueno, necesitamos más sala pequeña”.

¡¿Que todavía no has escuchado a Huias?! ¡Pues ya estás tardando!

Si lo que necesitas es poseer algo material, puedes adquirir el vinilo en la web de Sonido Muchacho

Gracias a María y Mauri por su sabiduría.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr
Top
Contact Us