Bego Viñuela. Caligrafía Bilbao

 

1

Despacito y con buena letra. Nos acercamos hasta Caligrafía Bilbao, el estudio/escuela en el que la calígrafa Bego Viñuela hace la delicia de cualquier enamorado, aficionado o simplemente curioso de la caligrafía. ¿Te acuerdas de los cuadernos Rubio? Pues Bego los hacía mucho mejor.

¿Cómo empezaste en el mundo de la caligrafía? ¿Cuándo te empezó a interesar?

Yo estudié Bellas Artes y en la carrera me especialicé en diseño gráfico. Allí mi profesor de tipografía me hablaba de letras, de su personalidad, de que cada letra expresa algo en concreto y que cada letra posee su propio carácter.
Cuando terminé la carrera me fui a Barcelona a estudiar un Máster en Tipografía y allí realicé las prácticas en el estudio del calígrafo Ricardo Rousselot. Fue en Barcelona donde algo dentro de mí se encendió y decidí que yo en la vida no quería hacer otra cosa que no fuera hacer letras. Así que, una vez terminé el Máster, regresé a Bilbao y me apunté a los cursos de la Asociación Italiana de caligrafía donde aprendí muchísimo. Durante un año estuve viajando a Italia hasta que descubrí a mi maestro todopoderoso Oriol Miró. Todo lo que sé, se lo debo a el. Es el mejor calígrafo del mundo mundial, hace unas letras bestialmente bien hechas y ha sabido transmitirme y sacar siempre lo mejor de mi. Ayer mismo regresé del último taller de Gótica Fraktur con el en Girona y ya estoy pensando en el siguiente…

¿Qué tipo de encargos son los que más te piden?

Mi principal actividad es la docencia en mi Escuela de Caligrafía en Bilbao pero también recibo encargos como pueden ser logotipos, encargos editoriales como el que cada sábado se publica en la revista Smoda de El País, carteles, pizarras para hostelería, escribir textos de carácter más personal como una poesía o algún texto y desde hace dos años tengo varios encargos relacionados con el mundo de las bodas, invitaciones, meseros, sitting…en general, todo aquello donde sea necesario escribir.

Diptico B

¿Podrías decirnos cuál es el trabajo que más te ha gustado realizar hasta el momento? ¿Y el más raro? ¿Por qué?

El trabajo con el que más disfruto podemos decir que es todos. Porque en el fondo lo que a mi realmente me gusta es escribir y tener un encargo es una oportunidad más para poder hacerlo. Me gusta encerrarme y coger la plumilla, llenar la mesa de tintas y papeles y escribir. Hay encargos en los que me dan más libertad y es quizás cuando más disfruto, puedo dejar libre mi mano y no estoy tan condicionada a formatos y colores. Hay gente que me da el texto y se fía de mi criterio y gusto.
Lo más raro que me han pedido fue de una persona que me pidió que falsificara su firma en varios documentos porque su firma era muy fea y obviamente, no acepté el encargo. Me podía meter en un buen lío…

¿Cómo es el trato con el cliente?

El trato con el cliente al igual que con mis alumnos siempre intento que sea lo más cercano posible.
Pienso que la gente que viene a mi es especial, valora mi trabajo y quiere invertir en alguien que le va ha hacer las cosas bien. Esto se entiende muy bien con los novios que se acercan para que les haga las invitaciones, lo primero que hago es conocerles, ellos vienen al estudio y hablamos. Me cuentan qué les gusta, qué se les pasa por la cabeza y luego yo ya les muestro mi trabajo y las opciones que les puedo ofrecer. Todos los clientes tienen una idea de un resultado que les gustaría obtener y es muy importante conocerles y saber qué quieren.
Si se trata de una empresa, me gusta conocer su actividad diaria, el carácter de la empresa y sus trabajadores y conocer también la competencia. Ellos están haciendo algo realmente importante como es confiarme la imagen de su marca y cuanta más información obtenga, mejor será el resultado.
Con los alumnos la relación es realmente especial, pasamos 2 horas semanales juntos y al final se comparten muchas experiencias y momentos realmente buenos.

21

Eres una reputada calígrafa con estudio propio en donde imparte cursos. ¿Y ahora qué?

¿Y ahora qué? Y ahora a seguir. Hace tres años cuando monté el estudio estaba muertita de miedo por lanzarme en algo así tan joven y era un momento triste en el que veía que cada vez mas comercios bajaban su persiana pero ahora, me siento tan orgullosa de poder compartir lo que sé con la gente que ahora lo que tengo que hacer es seguir formándome y seguir enseñando todo lo que sé.

Parte de la labor como docente es transmitir este amor por la letra, que cada vez haya más gente que valore el trabajo que esta disciplina conlleva y que se haga un buen uso de la letra y si ya de paso escribimos más, mejor.

Como os he dicho mi objetivo es seguir formándome con Oriol Miró al mismo tiempo que continúo con la Tesis Doctoral en Caligrafía en la Universidad del País Vasco.

Vamos, que no me aburro.

Podríamos decir que la caligrafía tiene parte de diseño. ¿En qué te inspiras?

El diseño y la caligrafía son dos disciplinas que se complementan perfectamente. Por un lado, la tipografía tiene su base en la caligrafía, una buena fuente tipográfica debe estar previamente muy bien dibujada, las curvas, los espacios entre letras, el contraste, el tamaño, todo. Por otro lado, la caligrafía se vale del diseño en temas de composición, cómo organizar un texto, qué dirección de lectura es la mejor…El haber estudiado diseño gráfico en la Universidad me ha ayudado sobre todo cuando hago logotipos que es cuando puedo consultar ejemplos y recopilar información.
Conocer y entender tipografías para poder compaginarlas con la caligrafía etc.

¿Cómo es el proceso hasta conseguir una buena caligrafía? ¿Qué fase dirías que es la más difícil?

El proceso para conseguir una buena caligrafía creo que son dos: una, la práctica diaria y la otra tener un buen maestro. Como ocurre con cualquier actividad que empezamos de nuevo, la etapa más difícil es la del principio cuando aún desconocemos la herramienta, no controlamos la cantidad de tinta y el papel. Por ello, creo que es necesario tener un buen maestro cerca que nos guíe y nos corrija. Un aprendizaje autodidacta muchas veces puede llevar a errores que si no se corrigen, se arrastran siempre. Una vez pasada esa primera etapa de iniciación, la letra y la mano fluyen solas. Yo siempre les digo a mis alumnos que el objetivo no debería ser hacer una obra maestra si no hacer letras bien trazadas y disfrutar del proceso.

Diptico A

¿Cuáles crees que serían los requisitos de un buen calígrafo?

Además de la práctica, tener un buen material. Hacer caligrafía con un papel que no funciona, una plumilla que no sea la correcta o una tinta que no deje fluir bien la plumilla puede ser la causa de una gran frustración. Tenemos suerte que la caligrafía no implica un gran desembolso en material y que con 4 cosas podemos escribir: tinta, plumilla, mango y papel.

Por otro lado, un calígrafo debe tener un buen modelo de referencia, muchos libros/manuales ofrecen modelos sin ninguna lógica y claro, esto puede ser un gran problema para alguien que comienza y no ha tenido previamente ninguna recomendación. Oriol siempre me dice que lo mejor es acudir a un archivo y copiar manuscritos así que, en ello estoy.

Y ya por último ser paciente, la caligrafía es una disciplina que necesita de muchísima práctica (si puede ser diaria, muchísimo mejor) y aquí las prisas no son buenas. Muchas veces me viene gente con una necesidad urgentísima de aprender caligrafía expresiva, y que no pueden “perder” el tiempo en trazar palitos y hacer un modelo clásico previo. Es entonces cuando les explico que cuando alguien va a un conservatorio, el primer día no se ponen a tocar jazz si no que pasan muuuucho tiempo haciendo solfeo. Algo así pasa con la caligrafía.

¿Cuál es tu estilo caligráfico favorito?

Como os he dicho antes, a mi me gusta escribir. Hacer romanas con pincel es una delicia y es lo que más me gusta pero es muy costoso y aun no las domino bien. Así que, puedo decir que con la escritura Copperplate (caligrafía inglesa) me siento muy cómoda y es el estilo que la gente más me demanda. Soy capaz de hacer un inglesa muy formal sin ningún tipo de florituras ni adornos, pero me encanta cuando me puedo lucir hacer las letras con un estilo más personal, que al fin y al cabo definir un estilo más personal es lo más difícil.

24

¿Tienes algún calígrafo favorito?

¡Por supuesto! Creo que ya se me ha visto el plumero pero Oriol Miró es mi calígrafo. Oriol ha sabido sacar lo mejor de mi y siempre que lo necesito me ayuda. Como calígrafo domina todos los estilos y sus composiciones tiene un sabor especial. El vive cerquita de Barcelona e imparte clases en Escuelas de Diseño y Centros de ilustración entre otros muchos sitios. Suele desplazarse e impartir talleres en distintas ciudades así que, si tenéis alguna vez la oportunidad de tenerle cerquita, no la perdáis. El ya sabe que le adoro tanto como calígrafo como persona.

¿Te gusta escuchar música mientras trabajas? ¿Qué tipo de música?

Cuando estoy trabajando sola no suelo poner música pero últimamente me ha dado por la canción de “How deep is the Ocean” de Aretha Franklin y Madeleine Peyroux. Pero en el iPod básicamente tengo música clásica y bossa nova, Diana Krall, Julie London, Ludovico Enaudi…

¿Cuál es tu opinión sobre la Comic Sans?

Bueno, yo creo que a la pobre Comic Sans le han dado un mal uso.
Cada letra es diseñada para cumplir una función y a esta le han tomado un poco el pelo.
Si eres un criminal por usar la comic sans, esta página te interesa: www.comicsanscriminal.com

Realizas los títulos de los libros de una pequeña editorial bilbaína llamada “Bonito editorial”. Cuéntanos un poco más sobre ella.

Bonito Editorial y su creadora Eli Pérez son las dos cosas más bonitas que tengo y tiene Bilbao.
Eli es un pez inquieto, creativo y con una cabeza llena de tantas ideas e historias que se les escapan. Ella es ilustradora, es dulce y tiene una forma de contar historias que heredó de su querido abuelo. El proyecto de Bonito Editorial es el resultado de querer dar forma a sus cuentos. Son cuentos hechos con mimo y muchísimo esfuerzo. Todos los detalles de los libros son elegidos por ella, papeles, portada, la tela del lomo, maquetación, ilustración y redacción. Yo solo he tenido la enorme suerte de escribir Bonito de la forma más especial que se merecía el proyecto. Como dice ella, hace pequeños tesoritos y aunque lento pero constante, los libros van llenando librerías y estanterías de tiendas y coleccionistas de tesoros.

Diptico C

Nos ha encantado la idea de Recorrido caligráfico en el que animas a bilbaínos a que señales sus letterings favoritos de la ciudad. Llevamos años viendo como antiguos negocios con letterings preciosos van desapareciendo y se convierten en tiendas de cadenas nacionales e internacionales que carece de gusto en su mayoría. Los nuevos dueños no tienen ninguna intención de mantener la estética y el lettering, que en ocasiones se han convertido en parte de la historia de la ciudad, desaparece.
¿Hay alguno en especial que te ha dado mucha pena ver cómo ha desparecido?

La verdad es que si, cerquita del anterior estudio había una carpintería y tenía unas letras dibujadas a mano sobre una madera preciosas. El paso del tiempo le había dado a la madera y a los colores de la letra un encanto especial. Pero un día cuando pasé por ahí con la intención de sacar una fotografía para el Recorrido Caligráfico, vi como habían sustituido el letrero por una pieza de plástico con unas letras azules en Arial. Cada vez que paso por ahí pienso en entrar a preguntar el por qué. También me ha dado mucha pena ver como la cuchillería de la calle Berástegui quitaba su enorme letrero con aires de letra dibujada a mano. No sé por qué la gente no ve que la escritura es patrimonio de la cultura, que es un signo de identidad y que debemos cuidarla. ¿No sería muy triste pasear por la calle y ver solo luminosos de grandes cadenas? ¿Dónde está la presencia de lo hecho a mano?

Nuevas tecnologías, todo el mundo escribe en ordenador o de manera táctil con tabletas y smartphones. ¿Crees que llegará algún momento en que los niños no sepan escribir a mano?

Deseo con todas mis fuerzas que nunca jamás llegue ese día.
No sé por qué se empeñan en eliminar la caligrafía de los programas educativos. Quizás el método con el que se enseña no sea el adecuado (no lo sé) o no llegue a motivar a los niños (recordáis el “la letra con sangre entra”, ¿verdad?). Creo que algo debemos estar haciendo mal porque cada vez son más los padres que me llaman preocupados por la letra de sus hijos y pidiendo clases para mejorar la letra. En muchos casos el problema viene directamente porque no les enseñan a sujetar bien el lápiz o bolígrafo.

Debemos pensar que si seguimos haciendo calculo mental aunque existan las calculadoras, o seguimos dibujando aunque existan las cámaras de fotos, por qué debemos dejar de escribir aunque existan los teclados? Creo que ambas son compatibles y en muchos casos necesaria su complementación. Siempre hago el mismo ejemplo pero, ¿Qué prefieres, un Te quiero escrito a mano o a ordenador?

25

Fotografías realizadas por I. Montero Peláez

Agradecimientos a Maitane Ochoa

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr
Top
Contact Us